Español  English  

Consulta Plantas

Cumplimos 20 años en Internet.

Fichas de plantas con sus cuidados desde 2001

Buscar plantas

Cuidados de la planta Juniperus phoenicea o Sabina negral.

Cuidados de la planta Juniperus phoenicea o Sabina negral

El género Juniperus pertenece a la familia de las Cupressaceae y lo integran unas 60 especies de arbustos y árboles procedentes del Hemisferio Norte. Algunas especies son: Juniperus phoenicea, Juniperus communis, Juniperus oxycedrus, Juniperus cedrus, Juniperus horizontalis, Juniperus squamata, Juniperus chinensis, Juniperus drupacea, Juniperus thuriferaJuniperus x pfitzeriana (híbrido), Juniperus brevifoliaJuniperus californica, Juniperus virginiana, Juniperus conferta.

Se conoce por los nombres vulgares de Sabina negral, Sabina mora y Sabina suave. Es originaria de la cuenca mediterránea y de Madeira y las Islas Canarias.

Son arbustos o arbolitos de crecimiento muy lento y ramificados desde la base que alcanzan 5 metros de altura. Sus pequeñas hojas perennes escuamiformes se asemejan a las de los Cipreses y son de color verde grisáceo. Las flores carecen de interés ornamental. Florecen a finales de invierno o a inicios de la primavera. Los frutos o gálbulas tienen una superficie brillante y son de color verdoso volviéndose rojizos con el tiempo.

Estas coníferas se pueden utilizar para formar setos informales, en grupos arbustivos y como ejemplares aislados. Es posible cultivarlos en macetas y jardineras para patios y terrazas. Son ideales para cortavientos en jardines junto al mar.

La Sabina negral prospera en exposiciones de pleno sol y de sombra ligera. Son muy resistentes a las heladas, el viento y el intenso calor del verano mediterráneo.

Prosperan en cualquier suelo ya sea arenoso, calizo, ácido, salino, pedregoso o pobre (eso sí, bien drenado). El trasplante o la plantación conviene hacerlos en otoño.

Los riegos serán moderados todo el año teniendo en cuenta que son resistentes a la sequía. Esperar a que se seque bien la tierra antes de volver a aportar agua.

Aunque no necesitan abonos podemos aportar un poco de materia orgánica en otoño.

Es mejor no podarlas y dejarlas a su aire pues no toleran muy bien la poda.

Son plantas resistentes a las habituales plagas pero sensibles al exceso de riego.

La propagación es lenta y complicada por lo que es recomendable adquirir los ejemplares en viveros, tiendas de plantas o centros de jardinería.

Fotos de la planta Juniperus phoenicea o Sabina negral

Juniperus phoenicea
Juniperus phoenicea
Juniperus phoenicea
Juniperus phoenicea
Juniperus phoenicea