Consulta Plantas

Fichas de plantas con sus cuidados desde 2001

Son pequeños insectos de unos 2 mm de largo, color negro y forma alargada terminada en punta; sus alas tienen flecos y sus patas ventosas para agarrarse bien a las hojas.

Perforan las plantas para alimentarse de su savia por lo que la planta se debilita y se marchitan las hojas y las flores. Además pueden transmitir virus al perforar una planta enferma y después otra sana.

Las plantas más atacadas por los trips son las rosas, las dalias, las bulbosas en general, los crisantemos, las azucenas y los claveles.

Se pueden detectar por sus excrementos en forma de pequeñas gotas negruzcas, por su presencia física (aunque son pequeños) o porque las hojas se vuelven de color gris plomo.

Se reproducen con facilidad y las hembras ponen los huevos en los capullos o bajo las hojas. En pocos días (de 7 a 15) las larvas nacen y comienzan a alimentarse.

Para combatirlos podemos encontrar productos adecuados en centros de jardinería, tiendas de plantas y ferreterías con una buena sección de jardinería.

Estos insectos miden 1,5 cm de largo y presentan unas características pinzas al final de su abdomen que son para doblar y desdoblar las alas, no para atacar ni picar (sólo las levantan para defenderse y asustar a su atacante).

Se alimentan de las flores y de los capullos de plantas como claveles, cinerarias, gerberas, dalias, rosales e incluso el césped.

Como son animales nocturnos no es fácil localizarlos pero suelen esconderse bajo las macetas, en la corteza de los árboles o donde haya restos de plantas.

Debemos evitar almacenar restos vegetales que sean susceptibles de ofrecer refugio a estos insectos. Es posible preparar "trampas" para localizarlos colocando macetas invertidas cerca de las plantas afectadas; una vez que las tijeretas se instalan en esos "refugios-trampa" podemos eliminarlas a mano o aplicar insecticida.

Se trata de la oruga de una mariposa (Thaumetopoea pityocampa) que ataca a los pinos y otras coníferas como piceas, larix, pseudotugas, cedros y abetos.

Estas orugas miden entre 3 y 4 cm, son de color oscuro y presentan numerosos pelos blancos muy urticantes. Viven en grupo y forman un característico nido de seda blanca donde se refugian por la noche o en invierno.

Se desplazan en fila india (de ahí su nombre) para ir a alimentarse de las hojas, especialmente de los brotes terminales, llegando a provocar la muerte del árbol.

La mejor manera de eliminarlas es cortando y quemando el nido durante el invierno para asegurarnos que se encuentran en él, pues si lo hacemos en otra época es posible que el nido esté vacío.

Son pequeños insectos coleópteros de 1,5 cm de largo (especies europeas), color gris ocre y una característica cabeza terminada en trompa.

Los gorgojos adultos se alimentan de la savia de las plantas, especialmente en verano. A través de las succiones de savia pueden entrar enfermedades criptogámicas (hongos) en las plantas.

Por su parte, las larvas de estos bichos son más peligrosas pues se alimentan de tallos jóvenes y de hojas (sobretodo de sus bordes).

Existen diferentes especies:

- Curculio nucum (gorgojo del avellano): Son de color grisáceo y miden 1,2 cm de largo. Los ejemplares hembra ponen huevos en el interior de las avellanas y la larva se alimenta del fruto dejando la cápsula vacía.

- Hylobius obietis (gorgojo grande): Son de color marrón con pelillos amarillos y de 1,5 cm de largo. Las larvas se alimentan de las raíces tiernas de las coníferas (abetos y pinos).

- Anthonomus piri (gorgojo del peral): Las larvas devoran en invierno las yemas florales impidiendo la floración de la planta.

- Anthonomus pomarum (gorgojo del manzano): Las larvas de este insecto acaban con las yemas florales de los manzanos.

- Attelabus nitens (enrollador de las hojas del roble): Las hembras enrollan las hojas de los robles para depositar los huevos que eclosionan en primavera y cuyas larvas se comen las hojas.

- Rhynchites betulae (enrollador de las hojas del abedul): Es igual que el gorgojo anterior pero ataca a los abedules.

- Pantomorus y Stariodis: Son pequeños gorgojos (menos de 1 cm) cuyas larvas acaban con las hojas de plantas como: jazmines, hortensias, hiedras, cinerarias, camelias y aralias.

Para combatir estos insectos recomendamos acudir a un buen centro de jardinería, adquirir los productos adecuados y seguir las indicaciones del fabricante.

Buscar plantas