Consulta Plantas

Fichas de plantas con sus cuidados desde 2001

Cuidados del árbol Ginkgo biloba o Planta de los abanicos.

Cuidados del árbol Ginkgo biloba o Planta de los abanicos

El Ginkgo biloba pertenece a una primitiva especie de árboles que poblaron nuestro planeta hace unos 200 millones de años. Es el único representante de un género de coníferas procedente del norte de China. También se cultiva mucho en Japón y Corea.

Su nombre Ginkgo es la versión japonesa del término chino yin-kuo, que significa albaricoquero plateado. En el siglo XVII, el naturalista alemán Kaempfer describió por primera vez para el mundo occidental el Gingko biloba. Este árbol llegó a Europa a principios del siglo XVIII.

También se conoce como planta de los abanicos, por la curiosa forma de sus hojas, y como planta culantrillo, porque sus hojas se parecen a las de dicho helecho.

El Ginkgo es un árbol caducifolio, de lento crecimiento, forma piramidal y puede alcanzar los 30 metros de altura. Es parecido a una conífera, pero no posee ni hojas aciculares (en forma de aguja) ni frutos en forma de piña. El árbol se va abriendo a medida que envejece.

Su corteza es parda y gris y presenta ondulaciones y fisuras. Tiene pocas ramas, pero largas y fuertes, y en ellas se insertan las curiosas hojas en forma de abanico, de color verde brillante por ambas caras, profundamente hendidas por el centro, con un largo peciolo y un borde ondulado. Éstas son de color verde claro y en otoño adquieren un tono dorado. El Ginkgo florece en primavera con flores de color amarillo y produce frutos amarillos o rosados, con semillas comestibles.

El Árbol de los abanicos es una planta dioica, es decir, existen ejemplares masculinos y femeninos, por separado y se suelen plantar los masculinos, porque los frutos amarillos de este árbol (una especie de ciruela) tienen un olor desagradable.

El Ginkgo necesita una exposición a pleno sol o a semi-sombra. Aunque soporta bien los fríos intensos, la mejor temperatura para este árbol se situa entre 10 y 20 ºC. Se trata de un árbol apropiado para cultivar aislado en medio del césped y resulta ideal para emplazamientos urbanos, pues resiste muy bien la contaminación.

Los riegos se harán con normalidad, aumentándolos ligeramente en verano y disminuyéndolos en otoño e invierno, aunque durante el primer año de plantación necesitará un cubo de agua a la semana para favorecer el enraizamiento. es una planta extremadamente resistente tanto a las sequías como a las bajas temperaturas (hasta 30 ºC bajo cero).

El Ginkgo biloba no necesita podas, sólo si se desea dar forma al árbol y puede realizarse al comenzar la primavera.

No es un árbol exigente en cuanto al terreno, pues soportan bien hasta los calizos, pero es mejor que sean profundos y frescos, ricos en materia orgánica y con un buen drenaje. El trasplante al emplazamiento definitivo se realizará en otoño o en primavera.

El abonado con fertilizante mineral se realiza desde mediados de la primavera hasta finales de verano cada 15 días. El abonado orgánico puede ser el que se hace anualmente para todo el jardín.

Es muy resistente y no suele sufrir el ataque de las plagas y enfermedades más habituales.

La multiplicación se puede llevar a cabo por semillas, esquejes o injertos, aunque lo mejor es utilizar ejemplares ya enraizados, ya que su crecimiento es muy lento.

Fotos del árbol Ginkgo biloba o Planta de los abanicos

Ginkgo biloba
Ginkgo biloba
Ginkgo biloba
Ginkgo biloba
Ginkgo biloba
Ginkgo biloba
 

Buscar plantas