Consulta Plantas

Fichas de plantas con sus cuidados desde 2001

Cuidados de la planta Aeonium undulatum u Oreja de abad.

Cuidados de la planta Aeonium undulatum u Oreja de abad

De las Islas Canarias, Madeira, Marruecos y África oriental proceden unas 75 especies de plantas suculentas del género Aeonium (familia de las Crassulaceae). Algunas especies de este género son: Aeonium undulatum, Aeonium percarneum, Aeonium canariense, Aeonium glutinosum, Aeonium mascaense, Aeonium arboreum, Aeonium tabulaeforme, Aeonium spathulatum, Aeonium simsii, Aeonium virgineum.

Se conoce por los nombres vulgares de Oreja de abad, Bejeque de Gran Canaria u Oreja de gato. Esta especie es endémica de la isla de Gran Canaria.

Se trata de plantas suculentas de porte arbustivo (hasta 90 cm de altura) que no se ramifican y desarrollan grandes y bellas rosetas de hasta 30 cm de diámetro. Las hojas tienen forma espatulada, son más largas que en otras especies de aeonios, presentan cilios en el margen y son de color verde brillante; si reciben mucho sol los bordes de las hojas adoptan un color rojizo. Las flores son amarillas y se presentan en una espectacular inflorescencia piramidal. Pueden tardar años en florecer pero luego la planta muere.

Los principales usos de estas plantas son: en macetas y jardineras, en grupos de varios ejemplares en borduras o en la parte delantera de grupos arbustivos y en rocallas y jardines de cactus y suculentas. Son ideales para jardines costeros mediterráneos.

La Oreja de abad puede cultivarse en una exposición de pleno sol o de semisombra. Si el verano es cálido y seco es mejor situarlas en semisombra (por ejemplo en clima mediterráneo). A pesar de que podría tolerar alguna helada esporádica de unos - 3 ºC es mejor que el termómetro no baje de los 5 ºC.

El suelo necesita un drenaje excelente para lo cual puede servirnos un preparado comercial para cactus y suculentas al que se añadirá un poco de arena gruesa. Pueden vivir en terrenos arenosos y pobres. El trasplante de maceta o la plantación en su lugar definitivo se hace a principios de primavera separando los ejemplares unos 30 cm.

Regar de forma moderada teniendo en cuenta que toleran bien la sequía. Es importante esperar a que se haya secado la tierra y regar muy poco en invierno (1 vez al mes).

Se les puede añadir, como abonado, un poco de compost a finales del otoño aunque no es estrictamente necesario.

No necesitan poda.

Son bastante resistentes a las habituales plagas pero son sensibles al exceso de humedad.

Se suelen multiplicar a partir de semillas recogidas de la misma planta pues muere tras la floración.

Fotos de la planta Aeonium undulatum u Oreja de abad

Aeonium undulatum
Aeonium undulatum
Aeonium undulatum
 

Buscar plantas