Consulta Plantas

Fichas de plantas con sus cuidados desde 2001

Es un ácaro que en primavera se instala frecuentemente en laspartes tiernas de las plantas. Se manifiesta por una fina tela de araña en el envés de las hojas y la caida prematura de las mismas.

Estos parásitos son de temer cuando el tiempo es muy seco. Los tratamientos con malathion o parathion son muy eficaces.

Cuando afecta a bulbos se pueden sumergir en agua a 45 ºC durante una hora y se destruyen los ácaros.

El pulgón es una plaga muy común en las plantas en cuanto llega el calor. Puede ser de varios colores: negro, verde rojo y amarillo.

Se propaga muy deprisa ya que las hembras son vivíparas y una vez fecundadas se reproducen varia veces sin nueva fecundación. Los hijos nacen ya fecundados y se reproducen de este modo varias generaciones.

Hay pulgones sin alas ( ápteros) y con alas. Segregan un jugo azucarado que hace que las hormigas acudan para chupar este líquido. Durante el buen tiempo forman colonias en torno a las yemas terminales o debajo de las hojas tiernas. Debilitan la planta pues le quitan parte de su alimento.

Lo ideal para combatirlo son las " mariquitas de S. Antón" que es un insecto carnívoro que lo devora igual en estado de larva como de adulto.

Es muy importante mantener a raya a las hormigas, pues viven asociadas a los pulgones como si fuera un rebaño. Lo mejor es prevenirlos con tratamientos quincenales a partir de la primavera con un buen insecticida especifico contra el pulgón.

Los insecticidas sistémicos son más efectivos ya que entran a formar parte de la savia de la planta y envenenan al animal cuando lo consume.

Es una de las plagas más peligrosas para las plantas de interior y de exterior.

A diferencia de la Cochinilla plana se protegen con una especie de polvillo algodonoso. Las especies más habituales en los jardines miden 3-4 mm, son de color blanco y de forma oval con bordes que parecen pequeñas patas.

Estos animales se alimentan de la savia de las plantas por lo que, al reproducirse en gran número, pueden acabar con la planta.

También producen una sustancia azucarada sobre la que prospera el hongo conocido como Tizne o Negrilla, que si no se controla puede hasta dificultar la fotosíntesis.

Las plantas que son más atacadas por las cochinillas blancas son: rododendros, viburnos, laureles, claveles, azaleas, amarilis, begonias, cóleos, cactus, camelias, esparragueras, así como las plantas de tallos carnosos o grandes hojas que se cultivan en lugares húmedos y cálidos.

Cuando veamos que hay pocos ejemplares se pueden eliminar con un palillo mojado en alcohol metílico.

Estos pequeños insectos de 4 mm de largo afectan principalmenteb a los frutales y a plantas como filodendros, ficus y hiedras.

Las cochinillas planas miden unos 4 mm de largo como mucho y pueden ser de color amarillento, rojido, negro o marrón. Su forma es oval y más bien plana. Hacia la primavera las hembras ponen los huevos (casi 150 por hembra).

Sus larvas, en cuanto nacen, se mueven por la planta hasta encontrar un buen lugar para alimentarse clavando su pico chupador; a partir de entonces se fijan a la planta y se cubren de una capa protectora de consistencia parecida a la cera.

En unos 2 meses puede producirse otra generación en incluso en invernaderos pueden darse 4 generaciones en un año.

El mejor momento para combatirlas es cuando los huevos eclosionan y las larvas están recién nacidas.

Para combatir estos insectos recomendamos acudir a un buen centro de jardinería, adquirir los productos adecuados y seguir las indicaciones del fabricante.

Son pequeños insectos de unos 2 mm de largo, color negro y forma alargada terminada en punta; sus alas tienen flecos y sus patas ventosas para agarrarse bien a las hojas.

Perforan las plantas para alimentarse de su savia por lo que la planta se debilita y se marchitan las hojas y las flores. Además pueden transmitir virus al perforar una planta enferma y después otra sana.

Las plantas más atacadas por los trips son las rosas, las dalias, las bulbosas en general, los crisantemos, las azucenas y los claveles.

Se pueden detectar por sus excrementos en forma de pequeñas gotas negruzcas, por su presencia física (aunque son pequeños) o porque las hojas se vuelven de color gris plomo.

Se reproducen con facilidad y las hembras ponen los huevos en los capullos o bajo las hojas. En pocos días (de 7 a 15) las larvas nacen y comienzan a alimentarse.

Para combatirlos podemos encontrar productos adecuados en centros de jardinería, tiendas de plantas y ferreterías con una buena sección de jardinería.

Buscar plantas